• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Todos los seres humanos tenemos un pequeño espacio por donde pasa el esófago desde el tórax hacia el abdomen. Este espacio en ocasiones puede alargarse y hacer que el estómago se  desplace hacia la región del tórax (el estómago debe estar siempre en el abdomen) y generar problemas de reflujo gastroesofágico o inclusive compresión de órganos en el tórax.

Las personas que lo padecen pueden presentar dolor en el tórax durante la ingesta de alimentos, dificultad respiratoria y muchos síntomas de ardor en la boca del estómago (pirosis) con regurgitación de los alimentos.Como muchos padecimientos en el aparato digestivo pueden manifestarse de igual manera y con los mismos síntomas, es difícil dar con el diagnóstico específico con solo interrogar al paciente, pero sí puede haber una orientación hacia una sospecha diagnóstica y así realizar estudios como endoscopia o tomografía donde se pueda documentar la existencia de una hernia hiatal.

No debe alarmarnos el diagnóstico si estamos siendo diagnosticados y tratados por algún experto en el tema. En la actualidad hay muchas maneras de resolver estos problemas astrointestinales mediante cirugía de mínima invasión y laparoscopia que hacen que la recuperación sea mucho más rápida.

Si tienes duda, acude con alguien experto en el tratamiento de enfermedades del aparato digestivo, seguramente juntos lograrán resolver el problema de una manera eficaz.

Deja una respuesta